Seleccionar página

Interrogatorios comprometidos a sospechos habituales del género negro

La escritora de novela negra Claudia Piñeiro

La escritora Claudia Piñeiro

Iba para socióloga, pero la dictadura argentina habia cerrado esa carrera por considerarla “peligrosa”, así que tuvo que estudiar Ciencias Económicas y ejercer durante diez años como Contadora Pública (que no de historias). Pero la vocación tiraba mas fuerte y asomó primero por el lado de la literatura infantul y juvenil, hasta que con Tuya (2005) demuestra que lo suyo es el policial de calidad, algo que ratifica el mismo año con Las viudas de los jueves, y sigue demostrando hasta la actualidad  (Elena sabe, 2006, Las grietas de Jara, 2009; Betibú, novela policial,2011;Una suerte pequeña,  2015; Las maldiciones, 2017; o Catedrales, novela, Alfaguara, 2020). 

¿Dos novelas imprescindibles del género?

El largo adiós, de Raymond Chandler, porque representa un nuevo “clásico” dentro de lo negro. Una manera de hacer policial en la calle, con un detective que se ensucia si es necesario, pero que sigue buscando la verdad. El talentoso Mr Ripley, de Patricia Highsmith, porque representa lo “no clásico” del género, esas perlas que nos hacen preguntar “esto es negro?” Mientras el suspenso y la violencia nos mantiene atados al sillón leyendo.

¿Por qué escribes novela negra y no de otro color?

Porque se me impone en la escritura, porque estoy escribiendo otra cosa y entonces aparece un muerto que me obliga a buscar la verdad y entender quien lo mató y por qué aunque siga hablando de otra cosa.

El libro que nunca escribirías es...

La Biblia. Porque no me gustaría que tanta gente creyera que lo mío es palabra santa.

¿El que matarías por haber escrito?

En busca del tiempo perdido de Proust. Por su empecinamiento en los detalles, por la morosidad de su extraordinaria prosa, hoy no nos atrevemos a eso, sentimos que hay que correr, incluso en la escritura,

Una frase que recuerdes de memoria de una novela tuya…

“La verdad que se nos niega duele hasta el último día”, de Catedrales.

¿Requisitos para que una novela merezca ser leída o escrita?

Ninguno. Lamentablemente si merecía ser leída o escrita se juzga a posteriori y no hay reglas fijas. Yo busco en las que leo manejo del lenguaje y la prosa, personajes entrañables, y una historia que no necesita ser extraordinaria pero que responda a eso que te dice un amigo “veni, tomemos un café que te quiero contar algo”.

¿El género es absorbido por lo comercial o crece tranquilo a su sombra?

Las dos cosas. Lo comercial intenta absorber todo, y sino Lean A la vanguardia de qué teatro, de Barthes. Algunos resisten, mientras pueden.

Tu modus operandi es

Creo que en mi novelas siempre pesa la pregunta , ‘¿son negras?’ Y eso es porque no cuento solo lo que corresponde a esa línea sino también lo más íntimos y profundo de algunos personajes, aspectos en los que la trama policial clásica no se detendría. Catedrales, por ejemplo, creo que es una novela familiar negra.

El único crimen que te atreves a confesar es…

Que puedo hacer daño por ayudar a alguien que quiero.

¿Lo mejor que te ha dado el oficio de escribir? 

El estar en permanente comunicación con tanta gente de tantos sitios y características diferentes, sean lectores o colegas.

¿La realidad es una novela negra?

La novela negra es la que mejor refleja la realidad. A veces la realidad le saca algunos cuerpos de ventaja hasta al escritor o escritora más imaginativo

¿Tu personaje ajeno favorito?

Camile Verhoeven, el detective de Pierre Lemaitre, que es tan pequeño que se enamoró de su mujer en un ascensor porque él no podía llegar al botón del piso al que debía ir y ella lo apretó por él.

El malo creado por ti que más odies…

De verdad creo que no debemos odiar ni al más malo de los personajes que creamos, si no construimos personajes maniqueos. Debemos tratar de ponernos en los zapatos de todos, incluso de los asesinos.

 Si no fueras escritora, serias...

Cantante de rock.

Tienes la oportunidad de escribir ahora tu futuro epitafio:

“Escritora, madre, buena compañera y amiga”. No mucho más.

 

CARLOS SALEM

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies