¿Quién mató a quién? / IVÁN FARÍAS

Interrogatorios comprometidos a sospechos habituales del género negro

FOTO: Berenice Pérez

IVÁN FARÍAS

(México 1976).

Narrador y crítico de cine. He publicado dos volúmenes de cuentos y dos de ensayo, además de una novela corta. Como guionista ganó mención en la tercera emisión del concurso de argumento cinematográfico convocado por la Agencia Bengala-UANL.

Ha publicado cuentos y artículos en diferentes revistas y periódicos de circulación nacional en México como Reforma, La Jornada, Complot, Replicante, Gótica, Generación, Pez Banana, Letras Explícitas, Muy Interesante, Letras Libres y Playboy. Además de múltiples revistas underground en todo el país. Ha sido seleccionador en el Festival Internacional de Cine Puebla, en dos ocasiones. Fue jurado en dos ocasiones del Festival Macabro, en el cual colabora desde hace algunos años.
Actualmente es columnista de cine para Playboy México y Revista Open.

Con su novela UN PLAN PERFECTO se inaugura REAL NOIR

¿Tres novelas imprescindibles del género?

Los amigos de Eddie Coyle, de George V. Higgins, El largo adiós, de Chandler y Pronto de Elmore Leonard. Son imprescindibles porque cada una marcó un hito dentro del género. Higgins utilizó el lenguaje de la calle para narrar, casi sin descripciones, una historia. Chanlder utilizó el lenguaje literario para crear un mundo duro, pero a la vez romántico. Leonard incluyó la cultura pop y sus referencias, en la literatura.  

¿Por qué escribes novela negra y no de otro color?

Porque me gustan los juegos, y la Lit. Negra nos permite jugar mucho con ella. Puede ser tan grave y política como uno quiera, pero al mismo tiempo, ser  lúdica y referencial. Además, requiere un lector activo, uno que te desafíe. Cuando escribo sé que hay alguien del otro lado siguiendo con atención lo que hago.

El libro que nunca escribirías es…

Tal vez una novela cómica, por la dificultad. Pienso en La conjura de los necios o en guia del autoestopista galáctico, que son novelas que requieren una genialidad que se escapa a mis esfuerzos.

El que matarías por haber escrito…

Casi cualquiera de Elmore Leonard, hasta el más flojo. Es increíble cómo logra hacer tramas con personajes tan desenfadados, llenos de situaciones reconocibles y a la vez absurdas.

Una frase que recuerdes de memoria de una novela tuya…

Uno nunca debe meterse a un lugar si no sabe cómo va a salir.

Requisitos para que una novela merezca ser leída o escrita: 

Que haya alago más allá del deseo de utilizar el lenguaje. No soporto las novelas de lenguaje. Necesito siempre que pase algo, que se cuente una peripecia.

¿El género es absorbido por lo comercial o crece tranquilo a su sombra? 

Todo género es absorbido por lo comercial. Hay mucha basura, pero hay mucha basura de todo. Trabajo en una librería, sé lo que te digo.

Tu modus operandi es …

En que trato de estar fuera de lo que nos piden hacer. Las reivindicaciones no van conmigo, cuando menos no en la literatura. Por eso no escribo de narcos.

El único crimen que te atreves a confesar es… 

La falsificación de los recibos de la universidad de paga a la que dejé de asistir. Me quedé con todo el dinero de los últimos dos años. Aprendí más en la librería y en la calle.

Lo mejor que te ha dado el oficio de escribir:

Viajar y hacer amigos. Durante un año estuve desempleado, pero gracias a un libro recorrí gran parte de mi país presentando un libro. Escribir es un acto solitario, por lo que, al salir a contar cómo lo hiciste, lo colectivizas.

¿La realidad es una novela negra?

No creo, la realidad no tiene tan buenos guionistas. Los finales le quedan mal, bastante inverosímiles.

¿Tu personaje ajeno favorito?

Matthew Scudder de Lawrence Block, mi segundo autor favorito luego de Elmore. Me gusta su melancolía, su amor por Nueva York, y esa culpa católica que carga

¿Tu hija o hijo literarios preferidos?

Curioso, es un libro de crónicas de mi vida como librero, se llama Crónicas desde el piso de ventas.

Si no fueras escritor, serias…

Cocinero. Me gusta mucho la cocina. Mi familia se dedicaba ese negocio y crecí picando cebollas y sirviendo mesas.

Tienes la oportunidad de escribir ahora tu futuro epitafio:

Nació, comió, bebió y murió.

 

CARLOS SALEM

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies